28 jul. 2014

Calas y playas de Alicante desde el tren de cercanías (TRAM) + bici

Cala Moraig - Benitatxel
Hoy os contaré cómo llegar a las calas y playas más bonitas de Alicante utilizando el tren de cercanías, el TRAM, que recorre gran parte de la provincia de Alicante.

En honor a Alberto Lomas, que ha decidido escaparse en bici a recorrer las mejores calas de la Costa Blanca. Va por ti!

En los tramos cortos Alberto, no es necesario que cojas el TRAM, pero para llegar al norte de Alicante, quizás la vuelta... la haría en transporte público. Tú verás, en tu mano lo dejo, ok? Vamos allá.

Saliendo de Alicante, la primera parada la puedes hacer en el Cabo las Huertas. Estas calas alicantinas, están bien sobre todo en privamera, cuando no las invaden los turistas, pero son calitas de aguas cristalinas, donde el nudismo no está mal visto. Ir en bicicleta es lo mejor, porque tanto chalet construido dificulta el acceso y aparcamiento de vehículos. De seguro encontrarás un buena piedra donde disfrutar del sol y del mar.


Un poco más arriba, entre las playas de Campello, a pocos kms de Alicante, puedes hacer una parada en la cala de los Baños de la Reina (es la parada del Poble Espanyol), una antigua península que servía como piscifactoría natural. Entre semana, la afluencia de gente siempre es menor. Un poco más arriba, también en el Campello, encontrarás la  playa de la Venta Lanuza, un sitio idílico hasta que decidieron pasarse la ley de costas por el arco de trajano, e invadir la playa con un chiringuito horrendo lleno de hamacas. El agua allí era maravilloso, y no había mucha gente. Ahora, no quiero ni pensar, la última vez que estuve me daban ganas de llorar. Una playa tranquila
Baños de la Reina - El Campello
para bucear un rato entre algas y peces.

Seguimos para arriba y llegaremos a las playas de Villajoyosa (La Vila Joiosa), donde encontraremos una playa nudista, que en su época (es decir, cuando no estaba asfaltada la carretera, ni había parking) era absolutamente maravillosa. Hoy también, pero hay más gente. Hablo de la cala del  Racó del Conill, el agua allí es alucinante, y como en el resto, el olor a pino y tomillo lo invade todo. También podríais ir a la Cala de Montíboli, nudista y preciosa, de cantos rodados, pero muy llevadera.

Seguimos hacia el norte, donde el ambiente siempre es más fresco, por las montañas que van apareciendo. Llegamos a Calpe. Las playas de Calpe tienen bastante afluencia de bañistas, pero para mi, la arena de sus playas es espectacular. Ni que decir tiene que puedes ir andando hacia las rocas del Peñón de Ifach, donde la aglomeración no llega y el agua es extraordinaria. Cristalina, y con un fondo marino maravilloso. Arena y rocas, muy turístico, pero con razón.

Seguimos camino y llegaremos a Benitatxel, donde yo me acercaría sin duda a la playa del Moraig. Es una playa seminudista, de cantos rodados y agua cristalina. Si nos gusta nadar, podemos adentrarnos en la parte derecha de la costa (según miras al mar) nadando hacia un gruta natural que es la desembocadura de un río subterráneo y que se entra por una cueva desde el mar. Un sitio privilegiado para los espeleólogos, y también para aquellos que disfruten de sitios espectaculares de la naturaleza. Andando por la costa en esa dirección, también puedes ver el orificio / cueva desde arriba. (pero lo bonito es vivirlo, y sentir el agua helada del río, según te vas adentrando...). La parada del TRAM es Teulada.


Playa de Portitxol
Ya por último, no podemos perdernos la última recomendación: las playas de Jávea - Xàbia. El cabo de San Antonio, es parque natural, tiene vistas espectaculares, pero para playa bonita, la cala del Portitxol, que incluye islote y todo. Es romántica, pequeña, muy del estilo de las de Girona. El agua maravillosa, el fondo marino de cortar el hipo, es de piedras, pero es alucinante. No te la puedes perder, y como vas en bici, no tendrás problemas de parking. Eso sí, cuenta con una buena cuesta de subida y bajada... La parada del TRAM Teulada, y todavía tienes un buen tramo hasta llegar a las calas. Pero, merecen la pena.

Por cerrar el artículo, no quisiera que te fueras con la idea de que no hay grandes arenales en Alicante. Mi recomendación es que un día lo dediques a ir a los Arenales del Sol (de Alicante hacia abajo). Es una playa inmensa, donde las dunas, se comen el terreno. No te quedes en la parte edificada, echa a andar. Llegará un momento que la aglomeración disminuye y las dunas se multiplican. Un arenal divino, en serio.

Bueno, espero que la multitud te deje disfrutar del Mediterráneo de mi tierra, porque realmente es estupendo. Bon voyage!


1 comentario:

  1. Gracias, a los amantes de las bicis nos viene muy bien conocer la posibilidad de coger la bici en nuestros desplazamientos en trenes en Alicante.

    ResponderEliminar