25 ago. 2010

Receta del hornazo de Salamanca y dónde comerlo en la Alberca

Antes de entrar de lleno en la receta del hornazo de Salamanca, comentaros dónde lo comí bueno, buenísimo, fue en el pueblo de la Alberca. Yo para seros sincera, hasta hace 4 días, no tenía ni idea de qué era el hornazo, y mira tú por donde, fui a parar a la pastelería de Mª Luz en la c/Tablao de la Alberca (la calle de los "souvenirs", que llamo yo), y me topé de frente con él.

Entramos en la tienda buscando algo parecido a una empanada para llevar como bocata, a nuestra excursión del día. Y de pronto nos encontramos con un mazacote tremendo de harina de maiz llena de colesterol hasta arriba (jamón, panceta, chorizo y yo que sé que más de embutido). Lo compré con mis reservas, pensando en mi dieta médica (por supuesto!), pero como siempre, tentada por  probar algo nuevo. Pensé que estaría bastante seco y  me equivoqué de medio en medio. El pan de harina de maiz me recordaba a nuestro talo con chorizo (también muy dietético para el colesterol), y estaba que se deshacía en la boca.

Cómo bien decía la dependienta, por algo valía a 18€ el kg!! "lo encontrarás más barato, pero no más bueno!" Y tenía razón. Estaba para chuparse los dedos. Y ahora que ya sabéis dónde podéis encontrar un hornazo de muerte, os dejo con un poco de historia y receta del mismo que he encontrado en la red..

Parece ser que el hornazo de Salamanca surgió allá por el siglo XVI, cuando en tiempo de cuaresma se echaba a las mujeres de vida alegre fuera de la ciudad. Los hombres de la época que no podían vivir sin ellas, iban a buscarlas el lunes de Pascua, con un pan lleno de los productos de la tierra charra: derivados del cerdo, para ser más exactos. Y alegremente lo compartían con ellas mientras las traían de regreso a la ciudad.

Y ahora sí, si alguien se anima, esta es la receta que he encontrado en el blog de Alberto González:

Ingredientes para la masa (para unas 6-8 personas)

  • 500 gr. de harina
  • 200 ml. de agua
  • 100 ml. de vino blanco
  • 50 ml. de aceite de oliva
  • 1 huevo
  • 25 gr. de manteca de cerdo
  • 25 gr. de levadura fresca
  • 5 gr. de azúcar (una cuchara de café)
  • 10 gr. de sal (dos cucharas de café)
  • 1/8 de cuchara de café de colorante amarillo

Ingredientes para el relleno

  • 300-400 gr. de chorizo
  • 300-400 gr. de filetes de lomo de cerdo adobado (o panceta)
  • 3 huevos cocidos

Preparación

En primer lugar prepararemos la masa en dos pasos:
  1. Mezclamos en un bol con la ayuda de un tenedor 300 gr. de harina con los 200 ml. de agua, los 100 ml. de vino blanco, los 25 gr. de levadura fresca, los 5 gr. de azúcar y el colorante. Cubrimos con papel film y dejamos reposar en la nevera 2-3 horas.
  2. Añadimos a la mezcla anterior el resto de la harina (200 gr.), los 50 ml. de aceite de oliva, los 25 gr. de manteca de cerdo derretida, un huevo batido y 10 gr. de sal. Mezclamos ayudándonos de un tenedor y terminamos amasando a mano durante varios minutos. Metemos la masa en un bol que taparemos con papel film y dejamos reposar 1 o 2 horas más en la nevera.
Una vez lista la masa es momento de partirla en 2 y estirar con un rodillo cada una de ellas hasta dejarla con un grosor de unos 3mm. Suficiente como para cubrir una bandeja de unos 30×40 cm.
Disponemos la primera capa sobre una bandeja de horno, sobre ella el relleno y por encima la segunda capa de masa.
Cerramos bien los bordes, untamos la superficie de la capa superior con huevo batido y la pinchamos en varios sitios con un tenedor para que al cocer salga el aire y no quede hueco por dentro.
Metemos la bandeja en un horno precalentado a 200ºC, en el tercio inferior del horno, con calor arriba y abajo durante unos 30 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario