14 jun. 2009

Maite Angoitia y las superwoman!



Yo siempre he pensado que la tierra no gira alrededor del sol buscando calor porque sí. La tierra gira porque hay millones de mujeres que la empujan con su tesón y su esfuerzo. En algún momento de la historia, los hombres nos calificaron imprudentemente de “sexo débil”. En su ignorancia, confundieron debilidad con nivel de masa muscular. En su fuero interno, rondaba el temor a no ser capaces de estar a la altura.

Nacimos fuertes y con un instinto para sobrevivir fuera de toda duda. Con capacidad suficiente para dar vida, para aguantar los golpes de los “machos” y seguir adelante. Nacimos con un instinto protector gracias al cual los niños crecen, las familias se alimentan y los ancianos son cuidados. Nacimos para que la tierra pudiera girar alrededor del sol.

Hoy en día, las cosas van cambiando. Ni las niñas nacen con la mentalidad de sufridoras, ni las madres les ponen trabas para crecer en otros campos. Aplicando la misma fortaleza que nuestras antepasadas, estamos llenando aulas, accediendo a otros trabajos e implicando a los hombres en labores hasta ahora exclusivamente “femeninas”. Pero el camino es lento, y a veces nos encontramos con profundos baches en los que anidan mentalidades arcaicas.

¿Y cuál es el verdadero resultado de todo esto?, que nos hemos echado encima nuevas tareas que han de convivir con las que ya teníamos. Y esto quiere decir que los días no pueden durar 24 horas, porque nos faltan 5 para llegar al final de la jornada. Y en este punto llego al título de mi post.

En un momento en que las mujeres ya no pueden dedicar toda la mañana a las labores del hogar, a la comidita casera y a la compra diaria. Nos encontramos con que los cursos que imparte Maite Angoitia sobre embotados y mermeladas, tienen un éxito desproporcionado. A lo largo del año, cientos de mujeres (y también algunos hombres) se quedan en lista de espera.

Ya no sólo intentamos conciliar vida laboral con vida familiar, sino que encima queremos recuperar lo que hemos ido perdiendo estos últimos años, la autenticidad de la comida casera.

Maite es una muestra de mujer que empuja con fuerza. Cuida de la casa, levanta un baserri e imparte cursos de cocina por las tardes. Su jornada empieza a las 5:30 h de la mañana y nadie le obliga…

He sido una de las afortunadas en poder participar en uno de sus cursos. Sí, soy de las que me sigo echando más fardos a las espaldas. No me considero una superwoman, pero reconozco que a veces me gustaría parar, dejarme llevar y esperar a ver cómo saldríamos del atolladero. Pero no lo hago, y no lo hago porque algo nos han inyectado a las mujeres en la sangre que nos impide quedarnos quietas a ver discurrir la vida.

Hemos nacido para hacer girar la tierra y no dejaremos de hacerlo nunca.

PD. Ha sido todo un placer acudir a las clases de Maite. Esta mujer llena de energía, transmite en todo momento su capacidad para realizar múltiples tareas a la vez (cualidad puramente femenina, lo siento, pero es así). Organización perfecta, conocimientos extensos y mucha ilusión en lo que hace, esa es la base de su éxito. Gracias Maite por todo lo que nos has enseñado!

6 comentarios:

  1. hola, soy otra de las "superwoman" de Maite, y estoy totalmente de acuerdo con lo que has escrito. A mi no me salen las cosas tan bien como tu las has explicado, pero te doy la razón en lo que dices sobre las mujeres, y pienso que hay que seguir haciendo todo lo que nos propongamos, porque a fuerza de hacer cada vez nos saldrán mejor, y con la ayuda de personas como Maite estoy convencida que hemos sido, somos y seremos capaces de hacer esto y mucho mas (no va a haber nada que se nos resista).
    Un abrazo a todo el equipo y a ti por hacernos el favor de poder leerlo.
    Mª Mar

    ResponderEliminar
  2. En nuestra mano está colaborar para que nuestros hijos vivan de otra manera, con más igualdad a todos los niveles. También para esto tenemos que sacar tiempo, claro.

    y para comprobar que has aprovechado este curso como debías, ¿para cuándo una demostración? mi estómago está siempre listo.

    ResponderEliminar
  3. mañana, tras un opíparo desayuno, daré buena cuenta de tus avances con las conservas. Ahora que he visto que funciona, no dejaré de pedir más pruebas. ¡menuda has liado!. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Kaixo, aquí otra superwoman.

    Que razón tienes en todo Mónica... muy buen artículo.

    Nos vemos en las maravillosas clases, en las que estamos aprendiendo tantas de cosas.

    Leire

    ResponderEliminar
  5. Itxas... ya sabes que desde chiquita soy una lianta, es lo mío, qué le vamos a hacer. Pero yo te propongo un trato, cambio tarro de mermelada casera por las croquetas de tu madre, qué buenísimas!!!! jaja, volviendo al trueque de la prehistoria, y luego decimos que hemos progresado!

    ResponderEliminar
  6. Aupa neskak!

    Veo que estais muy contentas con las clases que imparte Maite Angoitia. Yo soy la hija, Itxaso, y es una gozada leer estas bonitas palabras que teneis sobre mi amatxu.

    Es increible la energía y la fuerza que tiene y que demuestra día a día. Es una magnifica cocinera y baserritarra y yo encantada de ser su alaba y de tener la oportunidad de degustar las variadas recetas que nos hace en casa.(jiji)

    Sin duda que para mi es un ejemplo a seguir!

    Un abrazo chicas!y espero que sigais aprendiendo y disfrutando mucho en las clases de mi amatxu!!

    ResponderEliminar