3 nov. 2018

¡Viajes de novios para todos los gustos!


Todos somos distintos, esa es una de las mejores cosas que tenemos -paradójicamente- en
común y, como cada persona es un mundo, no a todo el mundo le tiene que gustar el mismo
destino para su viaje de novios. Por eso, queremos echaros una mano y daros algunas ideas
sobre dónde celebrar ese viaje tan esperado por los dos según vuestros gustos y aficiones,
vamos, esas cosas que os definen. Porque somos lo que hacemos, ¿no?

Aventura para dos
Cada vez son más los que buscan emociones fuertes, llegar donde pocos lo han hecho
o explorar lugares completamente salvajes. Para estas parejas intrépidas hay
muchísimos destinos perfectos para lunas de miel. ¿Qué tal escuchar el rugido del león
en el atardecer de la sabana? Kenia y Tanzania son lugares estupendos para un safari.
Los más selváticos alucinarán con la “Pura Vida” de Costa Rica o con el pulmón de
nuestro planeta, el Amazonas.

Explorar los lugares más recónditos de la Tierra es una gran experiencia para las
parejas más privilegiadas. Ir en busca del oso polar o una travesía por el Himalaya, con
el mundo a tus pies, son ejemplos de lo lejos que podéis llegar nada más empezar
vuestro camino juntos.




Destinos cool…turales
Muchas parejas de recién casados ven su luna de miel ideal a través de lugares
históricos, catedrales e iglesias o galerías de arte. Caminar tras los pasos de antiguas
civilizaciones en sitios como Angkor o Chichén Itzá, contemplar las obras de arte más
importantes de la historia en Florencia o el Museo del Louvre en París, pasear delante
de la Catedral de Colonia o el Taj-Mahal, la más bella prueba de amor… Las
posibilidades son casi infinitas, pues en cada lugar que vayáis podéis encontrar algo
interesante y, sobre todo, “cooltural”.


Pasión por las metrópolis
¿Quién dice que las grandes ciudades no son perfectas para una luna de miel? El
ejemplo por excelencia es Nueva York, con el Empire State, un lugar perfecto para
darse un beso… ¡con selfie incluido! Pero hay otras muchas metrópolis ideales para
parejas urbanitas. ¿Qué tal un paseo por la playa de Bondi después de alucinar con
Sídney?

Hay otras ciudades que son como un 2x1 en el que conoces una cultura nueva al
mismo tiempo que recorres barrios y avenidas como pez en el agua, como Tokio, con
todo el encanto y las peculiaridades niponas, o los neones de Shanghái desde un
crucero por el río Huangpu.


Relax en pareja
En los cinco continentes hay lugares donde la vida tranquila, el lujo de lo sencillo y la
buena salud son casi una ley. Para vosotros, para los que sois felices con un buen
masaje, un tratamiento de belleza o el simple murmullo de las olas, son estos destinos.
¿Os apetece un spa en Spa? Sí, en esta ciudad belga los balnearios ya eran famosos en
la época romana y es un gran destino del que volver con el cuentakilómetros a cero.
Bali, Isla Mauricio o el Caribe son geniales para aquellos que prefieren relajarse a base
de arena y rayos de sol. Porque sí, relajarse en pareja también es un gran plan para
una luna de miel.


De película
¡Una de palomitas! Hay miles de parejas a las que les apasionan las películas, prueba
de ello es que cada semana llenan las salas de cine. Para ellos, para los cinéfilos,
también hay destinos donde pasar una luna de miel “de película”. Imaginad un picnic
en Kenia, como en Memorias de África; besaros y juraros amor eterno en Nueva
Zelanda, como Arwen y Aragorn en El Señor de los Anillos; o recorrer la ciudad en una
Vespa, como en Vacaciones en Roma. El mundo está lleno de lugares donde
rememorar vuestras escenas favoritas o la película que visteis en vuestra primera cita.


Un clásico: Destinos románticos
Qué bonito es el amor y qué mejor manera de celebrarlo que con un viaje a algún lugar
romántico. Italia es todo un clásico para este tipo de parejas, con sus paseos en
góndola por los canales de Venecia, la tragedia de Romeo y Julieta en Verona o la
tranquila Isla de Capri son año tras año las ciudades elegidas por parejas de recién
casados de todo el mundo. Pero solo hay una capital del amor y esa es París: una cena
en la Torre Eiffel, un paseo por los Campos Elíseos, el espíritu bohemio de
Montmartre…


Seáis como seáis, con todas estas ideas ya no hay excusa para la falta de inspiración a la hora
de planear vuestra luna de miel perfecta. Adelante entonces y ¡vivan los novios!


No hay comentarios:

Publicar un comentario