30 jul. 2012

Una noche en la ópera: el Arena de Verona


Los que me conocen ya saben que a mí la ópera ni fu ni fa, pero sinceramente ¿cuántas veces tenemos oportunidad de presenciar un espectáculo en un anfiteatro romano?? Pues muy pocos, especialmente porque sobran dedos de una mano los que quedan en el mundo dedicados a estos menesteres.

Groucho Marx se lo hubiera pasado en grande con el gentío que se reunió en el Arena de Verona. Y la verdad, que yo también. Ante todo decir que la Ópera (Aída) estuvo genial, mucho mejor de lo que me esperaba, pero lo mejor de todo la gente….

Nosotros sacamos las entradas por la mañana, y sólo quedaban los peores sitios (aunque a mí me pareció que estaba genial, a pocos metros del escenario, en el graderío puerta 23). Digamos que la historia da la vuelta a la tortilla, y donde antes morían los esclavos, ahora paseaban las barbies de tacones de agujas acompañados de sus “caballeros” encorbatados. La plebe, sigue estando en el mismo sitio: en el gallinero. Pero he de reconocer que sentarme directamente en las mismas piedras que lo hicieron hace 2000 años los culos romanos, tiene su encanto..


Pero tiene su encanto la primera media hora, porque si has elegido gallinero, no tienes asiento asignado y tienes que estar allí a las 19:30 h para elegir sitio. La obra comienza a las 21:15 y finaliza a las 12:00 h… ¿calculáis lo que es estar casi 5 horas sentada en una piedra de 2000 años? Imagináis bien.

Lo mejor de todo es cuando “la plebe” empieza a sacar tarteras, bolsas refrigeradas con bebidas, platos de ensaladas, bocadillos… Mientras tanto, unos cuantos italianos venden bebidas y libretos de la ópera o te alquilan almohadilla, todo,  a grito pelado, vamos, de lo más italiani.  Socorro, ¿esto es la ópera en Verona? Yo me lo imaginaba un poco más chic, la verdad. Pero esto, sólo pasa en la gradería superior, para los que han tenido que llegar a las 19:30 h a coger sitio. En el patio de butacas, la cosa cambia. Las azafatas pulcramente uniformadas acompañan a los asistentes a sus asientos. Nadie les ofrece coca-colas a grito pelado, por dios, qué vulgar! Ellos han llegado justo a las 21:00 h, no hace falta hacer cola, han pagado casi 200 € por su butaca.

En fin, esta ha sido mi noche en la ópera de Verona, todo un mundo por descubrir!

8 comentarios:

  1. hola, gracias por contar tu vivencia. Es posible cambiarse de asiento a la zona del patio de butacas ?? Un saludo

    ResponderEliminar
  2. me explico, desde el graderio superior a la zona de butacas numeradas;o está controlado por las azafatas ? Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hola! me alegra saber que hay otras personas aparte de mis amigos leyendo mi blog! Gracias!! jejeje y dicho esto, las butacas que están numeradas están numeradas, y salvo que no vendan todas las butacas, no te puedes cambiar. En principio arriba sólo controlan a la "plebe" para que se amontonen bien y quepan todos los sitios que han vendido... Yo creo que en verano hay lleno fijo todos los días. Espero haberte ayudado! Suerte! (y luego nos cuentas!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por contestar, el 17 estaré en el arena y en tiempo de crisis y lo caras que son las entradas numeradas tocara estar en el graderio. Comentarte que en Merida hay una azafata a la entrada de cada arco para acceder a la zonas numeradas y si no tienes entrada de la zona no te deja entrar y el acceso de la plebe a las butacas está vallado. Por eso mi pregunta de si hay libertad de poder moverse a las zonas numeradas y si una vez en el graderio el acceso a las zonas de sillas es accesible cuando quedan sillas libres antes del comienzo de la opera. En centro europa es muy común ver como esperan a ocupar asientos libres en butaca de patio.
      Ya te contaré mi experiencia que por tu vivencia me llevaré la bota de vino y el jamoncito jajaj ! Un saludo y gracias por tu blog

      Eliminar
    2. Qué bien! seguro que te gustará! Efectivamente las secciones están valladas, pero no hay nadie vigilando la numeración de las butacas, por lo menos no me lo pareció. Lo único, coge la parte del graderío que queda a la derecha del escenario (según miras de frente al escenario, la parte derecha), porque al otro lado encima da el sol, con lo cual puedes morir de deshidratación!! Bobadas aparte, lleva litros de agua, te beberás eso y más! Disfruta mucho y luego nos lo cuentas! ;-)

      Eliminar
  4. Iremos a ver Nabuco en junio. Sacamos las entradas por internet, pero no me quedo muy claro dónde recogerlas fisicamente. ¿Sabes tu algo? Sacamos entradas de las de estar 5 horas sobre piedra milenaria; ¿con cuanta antelación te parece que debemos ir a hacer cola para conseguir buen sitio? Y si tienes que ir al servicio estando en la cola, ¿cómo lo resuelves? y si sucede adentro y tienes que abandonar tu asiento ¿corres riesgo de perderlo?. ¿La comida la sacan a cualquier hora o sólo en los intermedios? Indícame cosas por favor ya que para nosotros todo es nuevo. Gracias de José

    ResponderEliminar
  5. Hola, para recoger las entradas tenéis una oficina allí mismo, dentro del recinto. Yo iría con un par de horas de antelación, es junio, no creo que haya tanta gente. Mientras hacéis cola, podéis acercaros a algún bar de los alrededores para solucionar contratiempos, y una vez sentados, que uno se quede guardando el sitio mientras el otro va a donde tenga que ir. Mi consejo es que llevéis una mochila con un par de bocatas y algo de beber, cuando yo estuve había mucha gente que había ido aprovisionada. Y también indispensable llevar un cojín para el pompis o alquilarlo allí. ya comentaréis la experiencia. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Mónica, y en la graderia cuál es el sitio desde el que se ve mejor el escenario?
    Gracias.

    ResponderEliminar