2 ago. 2010

Las playas de Nerja en Málaga y el Hotel Marinas de Nerja Beach & Spa

Como dudo mucho que yo vuelva a Málaga de vacaciones (no por nada, sencillamente es para gustos), mejor os cuento ahora mi paso por las playas de Nerja y el Hotel Marinas de Nerja Beach & Spa.

Para empezar deciros que no es un destino que me ilusionara, porque siendo yo del Mediterráneo, pienso, que las arenas oscuras de las playas de Málaga no pueden competir con las de otras zonas. Tampoco me emociona excesivamente el "olé olé" y los toros, con lo cual, toda la parafernalia que suelen montar para los guiris, me da un poco de pereza. Aún así, este año nos animamos y bajamos hasta allí. 

Voy a empezar a hablaros del hotel y de la playa del "Playazo" valga la redundancia, que es donde estaba situado el mismo. Mi elección de hotel se basó casi exclusivamente en que estaba a 50 m del mar y ya me estaba imaginando yo recién salida de la cama sumergiéndome en las cálidas aguas de mi mar de infancia. Pues no, el primer día según llegamos, lo primero que hicimos fue ir a la playa (que se supone que tiene bandera azul!) y mi carrera peliculera hasta la orilla se frenó en seco! una espumilla sospechosa flotaba plácidamente, junto con esos tonos irisados que suelen provocar los aceites o combustibles en los puertos. Puaj! no llegué a mojarme más arriba de la rodilla.

Pero no pasa nada, no nos vamos a desanimar. Teníamos una piscina estupenda en el hotel, así que, usaríamos la piscina. Ja! el hotel estaba al 100% de ocupación, así que pretender hacerme unos largos en la piscina o pillar una hamaca, era fantasía de ayer y hoy.

No problem, vamos a mirar la parte buena del asunto, teníamos una habitación con vistas al mar, así que no nos vamos a quejar, en recepción se habían esforzado mucho por darnos esa ubicación. Ubicación estupenda, para no perderse todos los saraos que se celebraban hasta las tantas de la noche. Ideal si lo que quieres es vivir la "salsa" del hotel, pero es que yo he nacido sosa por naturaleza, e igual lo que me apetece es otro tipo de "juerga", qué le voy a hacer.

Y en este negar que nos habíamos equivocado de Hotel, decidimos ir a tomar una copa al chiringuito "chil out" de la playa, donde la música de ambiente se entremezclaba con la música pachanguera de la piscina. Así que cerré los ojos y me lancé a engullir mi piña colada a ver si así se me nublaban un poco los sentidos y me olvidaba de lo torpe que había sido al elegir este hotel.

En cuanto a las habitaciones estaban bien, limpias, prácticas, con una tv plana de 32' (eso sí), una terraza maja, las camas regulín regulán... Se ve que se habían esforzado mucho en insonorizar las habitaciones, no oías nada de la habitación de al lado, pero se les había olvidado hacer algo con la puerta de entrada. Era tan endeble que se oía hasta una mosca cuando pasaba por delante. Así que si pretendes dormir después de las 7:30 h de la mañana estás listo! el trasiego de carros de limpieza es insufrible, y el voceo constante ni te cuento. Acuérdate de llevarte tapones, y conseguirás llegar hasta las 9 h sin despertarte. No más, porque te quedas sin desayuno, y por allí no hay forma de desayunar a partir de las 10.30 h.

Hablemos del spa. Porque yo no me iba a marchar de allí sin probrarlo, claro! El spa es una piscina pequeñita, tiene baño de vapor, sauna, ducha escocesa,  etc.. nosotros lo disfrutamos porque estuvimos solos, pero imagino que con 10 personas más, la cosa se complica un poco, demasiado pequeño el sitio. No obstante, aproveché el momento para hacerme un tratamiento de chocolaterapia (yo siempre pensando en lo mismo, el yantar!) y Mercedes, una de las masajistas del hotel, me trató de manera excelente. Es una chiquita encantadora y además, tiene unas manos que son gloria bendita. El servicio, realmente bueno, de verdad.

Creo que por acabar, lo mejor que tiene este hotel es el desayuno. Impresionante, zumos naturales recién hechos, espacio para vegetarianos, todo tipo de frutas, embutidos, dulces y salados. Muy, muy bien.

¿Mi recomendación? en verano, es ideal para familias con niños, los críos se lo pasaban cañón, pero no es nada tranquilo para ir en pareja en esa época, qué le vamos a hacer!

En cuanto a las playas, no encontrarás aglomeración en ninguna. Por aglomeración yo entiendo que llegas a la playa y te colocas en primera línea. Bueno, pues en estas playas prácticamente en todos sitios puedes encontrar un huequecito para estar tranquilo sin pisar al de al lado. Son todas preciosas, con más o menos piedras, pero de aspecto excelente. Ahora bien, la calidad del agua es otro cantar. Porque lo que yo me he encontrado flotando en alguna de ellas no lo voy a contar aquí. Mi favorita, la Playa de Maro, agua cristalina, poca ocupación, es de piedrecillas y el acceso está donde díos perdió la alpargata (un km de cuesta, más menos, desde donde dejas el coche. Luego sube la cuesta con la solana del medio día!). Eso sí, tiene chiringuito y merece la pena el esfuerzo.

Y poco más puedo contaros, quizás hablar de lo parcos que son en la hostelería de Nerja (no hablo del hotel, donde el servicio es muy bueno), hablo de bares y restaurantes en Nerja. En general, nos hemos encontrado que los camarer@s eran prácticamente sordomudos: no conocían palabras tan simples como "hola" "adiós" "gracias", más bien les iba el rollo de "sí" "no", "grrr" "mmm" y algún gesto raro que nunca llegué a descifrar. Vamos, que se les veía encantados con lo que hacían.

Bueno, y este ha sido mi paso por Málaga, así que muchas ganas de volver, pues no me quedan la verdad. El pueblo de Chanquete es muy bonito, pero yo creo que a los guiris les gusta más!

3 comentarios:

  1. Hola Mónica, muy buenas:

    Quizás te suene de algo, será del Twitter.

    He descubierto tu blog de viajes y debo reconocer que me ha gustado: buena ortografía, parrafos y frases con sentido, contenidos con opiniones y sugerencias... vamos, esas cosas que parecen de "perogrullo" y que no abundan por la blogosfera.

    Me encanta Andalucía y conozco Málaga y muchos de sus pueblos. Nerja no, pero eso de los guiris y los "clásicos españoles" de toros y paella...también abundan en la Costa brava, por muy catalana que sea. Sigo pensando que si los quieres evitar...puedes, sin salirte de tu idea original de vacaciones.

    No me enrollaré demasiado. Coincido en tus comentarios plenamente y creo que resumes muy bien el sentimiento del turista medio, que reserva sus vacaciones ilusionado y a veces engañado... y que acaba algo resignado ante la realidad que encuentra nada más deshacer la maleta.

    Felicidades y adelante con tus artículos.
    Un placer recibirte (cuando gustes) por ABIERTO 24 HORAS.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Roberto! Efectivamente me suena Abierto 24 Horas, sobre todo porque ayer haciendo limpieza de Twitter y dejé de seguirte (no me sonaba de nada Abierto 24 horas... ¿qué es?) Quiero darte las gracias porque te hayas molestado en leer mi blog, y sobre todo por tus palabras. Prometo buscarte de nuevo en Twitter e investigar sobre vosotros! un abrazo! seguimos en contacto!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por volver sobre tus pasos. Al final se demuestra que el Twitter no te da tanto a conocer... como el contacto directo a través de los blogs.

    Me he hecho seguidor porque es la mejor manera de estar informado a través de blogger de tus artículos.

    En ABIERTO 24 HORAS seguiremos escribiendo sobre el Athletic y a partir de Septiembre, también hablando en las nuevas tertulias de audio. Estamos, además, en facebook "BETI ZURIGORRI"

    Nos leemos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar