11 abr. 2010

De picoteo por Alicante, el Mesón de Labradores y sus chupi-chupi, en el barrio antiguo.

Bueno, recién llegada de Alicante he decidido hacer un post para ensalzar el chupi-chupi de Mesón labradores, y de paso, contaros que estoy sorprendida de ver lo bonito que han dejado el barrio antiguo de Alicante. Se nota que el Ayuntamiento por fin ha logrado lavarle un poco la cara a tanta dejadez que ha sufrido durante años. Ahora los edificios resplandecen con luz propia y la concatedral de San Nicolas está esplendorosa.

Aprovechando la Semana Santa, abrieron las puertas del nuevo museo catedralicio, pequeño pero coqueto. Yo que soy atea de las de verdad, parece mentira lo que me atraen estos templos, ¿será por ese halo de misterio que engancha a tanta gente? qui lo sá!


Y volviendo al tema que nos trae, hablemos de los chupi-chupi del Mesón de Labradores en el barrio antiguo de Alicante (c/ Labradores, nº 19. Tfn 965 20 48 46). Bueno, pues mi primer chupi-chupi lo comí hace más de 20 años, y mira tú por dónde, después de ese tiempo he vuelto allí, y seguía el mesón tal cual lo dejé entonces (quizás más limpio) y con la misma receta secreta de la salsa del chupi-chupi.

Pero ¿de qué estoy hablando?, estoy hablando de un montadito que es especialidad de la casa desde que el mundo es mundo. Se trata de un mini-bocata de pan de pueblo (buenísimo!!!) con lomo de cerdo a la plancha (pero nada reseco!!) y regado de una salsa secreta, que deduzco es una especie de mahonesa con ajo, peregil, vinagre y vete tú a saber que otro condimento fatal para el colesterol, pero que sabe a gloria bendita! 

Y cuando estés allí por primera vez, para cenar (tempranito!! porque a partir de las 9 se pone hasta los topes1) y tímidamente pidas sólo un montadito, estarás perdiendo el tiempo, porque 2, es el número mínimo que querrás comer. A mi me recuerda a la coca-cola o a la comida rápida, porque estoy segura que tiene algún condimento que crea adicción! porque lo comes con glotonería y deseando que no se acabe nunca!
Bueno, pues nada, ya sabéis, si os dais una vueltita por el barrio (que siempre está de lo más animado con sus terracitas, sus farolas y sus callejuelas empinadas), no dejéis de visitar el Mesón de Labradores, como primera parada de la noche.

Bon apetit mes petits enfants!







2 comentarios:

  1. hace tres años me comi en labradores un chupi chupi lo mejor este año volvi alicante y de verdad teneis que probarlo es unico

    ResponderEliminar