7 mar. 2010

Alojamientos rurales en Guipúzcoa, hablemos del Hotel Rutal Santa Kutz!

Entre todos los alojamientos rurales en Guipúzcoa fuimos a dar casi sin querer, con el Hotel Rural Santa Kutz, qué buena suerte la nuestra!

A raíz de un sorteo en la página de Facebook de Xarma Alojamientos con encanto en el País Vasco, pudimos disfrutar de un fin de semana fantástico en el Hotel Santa Kutz, en plena ruta del hierro guipuzcoana.

A pesar de que las nevadas anteriores habían llevado al traste nuestro primera cita con el Hotel, la ciclogénesis que se nos venía encima no pudo evitar que por fin disfrutáramos de un fin de semana fantástico. El Hotel Santa Kutz ha conservado por fuera la apariencia de caserío vasco, pero su interior es de una calidez y acogimiento increíble. Todo el hotel está decorado para agradar y recibir al viajero: muebles coloniales y vascos, chimeneas encendidas, velas de colores, cómodos sillones, rincones para reposar, agua, plantas y suave música de fondo ¿qué más se puede pedir?

Las habitaciones no son excesivamente grandes, pero son de un práctico casi minimalista. Decoración sencilla, camas ¡fantásticas!, vistas maravillosas, ducha de hidromasaje y jabones naturales, artesanos...


Para mí los dos puntos fuertes del hotel son el jacuzzi y el restaurante.

El jacuzzi, que se reserva con antelación (porque mientras tú estés no entra nadie más) y en el que puedes disfrutar de unos momentos fantásticos mientras te deleitas mirando el paisaje, o bien, a la luz de las velas te dejas llevar por la dulce melodía de la música de fondo. Maravilloso!!!

Y el restaurante tiene un cocinero, Joseba, que vale su peso en oro. Cualquiera de los platos que probamos se sirvieron en su punto y con una presentación impecable. La carta del restaurante es bastante amplia para ser un hotel rural, tienes platos muy elaborados, carnes, pescados y unos postres de empezar y no parar. Todo ello acompañado de una extensa variedad de vinos y licores impresionante, y para los fanáticos de los puros: de todas marcas y tamaños!

Para que os hagáis una idea del nivel que tiene el restaurante os voy a detallar una de nuestras comidas (sólo y únicamente para daros una envidia de muerte, está claro no? jeje). Como entrantes: pintxo de ventresca a la vinagreta, micuit de foie casero, puding de espárragos rellenos de gambas y acompañado de bacalao confitado. De plato fuerte chuletón del bueno! con ensalada de lechuga (algo verde para disimular!) y de postre....coulant au chocolat y torrijas caramelizadas en un baño de natillas caseras y acompañadas de helado de vainilla. ¿Cómo os habéis "quedao"? Espero que estéis leyendo esto después de haber comido, porque sino, el efecto inmediato es un descontrol de la salivación y una protesta inmediata de nuestro estómago.

Lo único que yo eché de menos en este hotel, por sacarle algún defectivo, vaya! es un book de bienvenida en la habitación, ya sabéis, dónde te dan los horarios del restaurante, te explican las normas generales para la utilización del jacuzzi por ejemplo, las tarifas de la casa, etc etc Bien es cierto, que Iosu, el dueño nos enseñó personalmente la casa y fue extremadamente detallista y amable con todas sus explicaciones, pero.. a mi me gusta lo del book de bienvenida, qué le voy a hacer! También eché de menos un secador en el baño, aunque desconozco si había o no bajo petición, a disposición de los clientes.

Y para aquellos que queráis disfrutar de la cultura, los paisajes, los pueblos y sus encantos, os haré un breve resumen de lo que podréis disfrutar en la zona.

En primer lugar, encontraréis dos de los santurarios más espectaculares de Guipúzcoa: la Ermita de la Antigua a 5' en coche de allí. Impresionante monumento, tiene un techo entramado de madera original de hace varios siglos. Jesús, el guía os explicará con detalle la historia de la Ermita y todo lo que queráis saber de ella. Y por supuesto, el Santuario de Arantzazu, una verdadera galería de arte en todos sus rincones.

Cerca de allí, en Oñati, encontraréis la primera universidad vasca (espectacular!), una joya del renacentismo. Tuvo actividad desde el 1542 hasta el 1901!. Visita indispensable, un artesonado interior increíble, la fachada sublime... También en Oñati, las Cuevas de Arrikrutz, abiertas en el 2007, un bonito paseo al interior de la tierra.

Y por supuesto, pero esto merece otro post, estamos en la ruta del hierro! En toda esta comarca encontraremos museos y espacios que nos hacen revivir el día a día de nuestros antepasados, su modus vivendi: ferrerías, museo de la miel, museo del pan, escuela de mediados del S. XX, caserío-museo de la sidra (increíble verlo en pleno funcionamiento!!), museo del queso, parques, ermitas, molinos... Es una zona que ofrece al turismo una oferta maravillosa para disfrutar en familia, en grupo, en pareja o en solitario. No tiene desperdicio ninguno, si no la conocéis, no dudéis ni un momento, mejor hoy que mañana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario