7 dic. 2009

Balneario Elgorriaga, dormir cerca del Señorio de Bertiz (Navarra)


Si buscamos dormir cerca del Señorío de Bertiz, en un Hotel-Balneario, curioso y mimetizado con el paisaje, tenemos que ir al Balneario de Elgorriaga. Es una gozada. Un Balneario de agua salada, saladísima. Un edificio de lo más particular, rompiendo moldes. Y un servicio, realmente encantador. Elgorriaga de por sí ya es un pueblo situado en un enclave precioso, y ahora con el Balneario, es el sitio perfecto para perderte unos días y desconectar del día a día.

Hace sólo 5 meses que lo han inaugurado y hemos aprovechado una oferta que había: 110 € alojamiento, cena, desayuno y circuito termal para los dos. Bueno, con estos precios, yo desconfiaba un poco de la restauración, pero ha sido una sorpresa de lo más agradable. La cena, buffet, aunque no tenía demasiada variadad, estaba muy bien cocinada: platos sencillos pero en su punto. Los postres impresionantes, no recordaba un brazo de gitano tan bueno desde hace tiempo. Y la mousse de queso con membrillo, buenísima.

El desayuno no desmerecía ni un ápice, desde luego he de reconocer que la cocina tenía su toque de "innovación", en vez de huevos revueltos, tortillitas de jamón. Un desayuno impecable, variado y bien presentado. El servicio atento y muy amable.

Del hotel habría que destacar una decoración en bengué, que me recordaba constantemente al chocolate Elgorriaga, aunque para mi disgusto, este chocolate, de Elgorriaga, sólo tiene el nombre porque la fábrica está en Irún. Sniff, otra vez será. Las habitaciones, cómodas, amplias y un buen surtido de amenities. Bien dispuesto el albornoz, zapatillas y el gorrito para ir a la piscina termal. No faltaba ni un detalle.

Hablemos ahora del circuito termal. Empecemos por decir que era la primera vez que estaba en un Balneario tan salado. Según he leído, este manantial tiene más concentración de sal que el mar muerto. Esto significa que no te ahogas ni aunque te lo propongas, qué manera de flotar! buenísimo. La piscina es fantántica y tienes un recorrido (a tu aire) de duchas, sauna finlandesa, baño turco, flotarium... quizás eché de menos las camas calientes. Pero tiene un buen número de hamacas desde donde puedes relajarte mirando el verde paisaje exterior.

Para los que les molesta mucho la sal en los ojos les recomiendo que lleven gafas de nadar, aunque también las puedes comprar allí. La verdad es que salimos del agua (después de una hora larga...) como si nos hubiéramos zampado una bolsa grande de pipas. Cuánta sal! pero la culpa es nuestra por permanecer tanto tiempo en el agua, era un verdadero placer flotar de esa manera.

Absolutamente recomendable. Ya me contaréis vuestras experiencias.

2 comentarios:

  1. k suerte, moni!!! k bien te lo habrás pasado. mañana hablamos, k por aki tb hay novedades. besos

    ResponderEliminar
  2. Hola chiquilla! estoy empezando a pensar que en mi vida todo son novedades, ya me alegro de compartir alguna contigo! un besote

    ResponderEliminar