5 sept. 2009

El voluptuoso flan de huevo casero

¿Cuánto tiempo hace que no comes un flan de huevo casero de verdad, de los hechos en casa? Yo, ni me acuerdo. Qué fueron de aquellas tardes de invierno cuando a tu madre le daba la ventolera y decidía hacer un bizcocho, un flan, unas torrijas con el pan duro, o qué sé yo que otra delicia para compartir con la familia. Pues nada, allí, bien lejos se quedaron aquellas tardes, porque entre las extraescolares de los niños, los trabajos de los mayores y las horas de gimnasio, tenemos el tiempo justo para sacar el día a día adelante.

Aquellos flanes de huevo, pero de huevos de corral, no de granja, de esas pobres gallinas que viven en un sin vivir, porque las tienen absolutamente estresadas con tanta lucecita que se enciende y se apaga. Y los pobres huevos salen como salen, a medio hacer, porque les faltan las horas de maduración que les dan sabor y color (bueno, también influye un pelín la alimentación). Como las gallinas que tenían mis abuelos, las puñeteras gallinas que al menor descuido te mataban a picotazos!! pero qué huevos señores, grandes, sabrosos y algunos, hasta de dos yemas. ¿Es que acaso nuestros hijos han llegado a ver los huevos de dos yemas? ja! no creo ni que sepan que existen! ahora no los venden, yo hace siglos que no veo uno.

Luego llegó el flan chino Mandarín, aquél que se hacía con unos sobrecitos de polvos. Pero no era lo mismo, el sabor es definitivamente diferente, no le llega ni a la suela del zapato al flan de huevo original. Y a partir de ahí, empezamos a hacernos mayores y dejamos de saborear poco a poco, aquel lujo de la infancia que nunca supimos apreciar en su justa medida.

Pero en fin, volviendo al flan de huevo casero, qué no es tan difícil por dios!. ¿Qué tiene un poco de colesterol? y qué más da, un día es un día!. ¿Qué ya no tenemos olla a presión? pues lo hacemos con la rápida! No hay excusas, voy a escribiros una receta que he encontrado navegando en el infinito, que es la más parecida a lo que hacía mi madre:

Receta de flan de huevo casero
4 Huevos enteros
4 Cucharadas colmadas de azúcar
½ Litro de leche
3 Cucharadas azúcar para caramelizar el molde.

Preparación.
Con las tres cucharadas caramelizar una flanera de capacidad suficiente para las cantidades.

Mezclar la leche, los huevos y el azúcar. Batir con una batidora, pasar la mezcla por un colador por si quedase algún grumo y ponerla en la flanera, taparla con su tapa. En una olla a presión pondréis 3 dedos de agua, meteréis la flanera y la pondréis al fuego, cuando suba la pesa contaréis 4 minutos, se apaga el fuego y se espera a que bajen las pesas. Sacáis el flan y lo dejáis enfriar. Para desmoldar, utilizar un plato hondo.

¿Oléis el aroma que desprende??? si no es así, probablemente tengáis un problema de sinusitis, ya lo siento. Recomiendo pasaros por la consulta del médico.

En cualquier caso, merece la pena hacer un pequeño esfuerzo para que nuestros hijos sepan a qué sabe un flan de verdad. Porque igual piensan que los flanes, son esos yogures que venden en el hiper de diferentes marcas, (y también), pero no, los nuestros son mejores, y sobre todo, los hemos hecho nosotros.

Suerte!!


6 comentarios:

  1. Hola Mónica,

    te comprendo, no es lo mismo un huevo de "fábrica" que uno de esos de "gallinas felices".

    Hay un casero, en el mercado de la Bretxa en San Sebastián, de esos que saben poco castellano y todavía la compra de cuesta "seissientas pesetas", que vende huevos bolo, o gordos... y a menudo cae uno de dos yemas... qué maravilla.

    Estoy deseando probar el flan :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Todavía existen?? no sabes cómo me alegra. En cuanto vaya a Donosti te encargo que me compres una docena!! Bss

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!, yo hasta hace poco saboreaba esos huevos amarillos de gallinas alimentadas con maiz o trigo y es un placer para la vista, y para el paladar ni te cuento, y si además,las gallinas tienen nombre y apellidos como tenían las mías es el "no va más".

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Cuánta nostalgia en esas palabras... no me extraña que cada vez tengan más auge los alimentos "naturales". El problema es saber si realmente son tan "naturales" como dicen...

    ResponderEliminar
  5. Aupa! En casa todavía comemos flanes de los de verdad como dices, de los que se hacen en cazuela y son a compartir. Pasando bastante de chinos mandarines. Si quereis huevos de verdad no hace falta ir a Donosti aunque a veces sirva de excusa para flipar con los pintxos. Detrás del castillo de Butron hay un Club Hípico (el de Iurgi) y justo en el siguiente caserío (uno nuevo con cantidad de animales raros como emúes, ciervos, cerdos vietnamitas...) venden unos huevos frescos de rechupete! De los que cuesta romper la yema con el pan, que se te queda pegada a los labios y te pasas un rato relamiendote. Si váis tendréis la oportunidad de ver las gallinas picoteando por el terreno. La chica que los vende se llama también Mónica y es muy agradable. Salen por unos 2,30€ la docena, pero sinceramente merece la pena pagarlos. Animo con el blog! Da gusto leerlo y engancha la frescura con la que escribes! Jone

    ResponderEliminar
  6. Hola Jone! Pues mira que he ido veces a dar un volteo al castillo de Butrón, pero chica los cerdos vietnamitas y los emúes han pasado de largo, ni los he visto! Por dónde se accede al caserío? porque ando pelín despistada. Tú dime, que sin falta me acerco por allí y le hago la compra a mi tocaya!! muchas gracias por la info, y por participar en el blog!!

    ResponderEliminar