18 jul. 2009

La Arboleda, las alubias rojas con sacramentos y ¿el Restaurante Casa Sabina o el Restaurante Gorka Zamarripa? Depende de si vas con niños!

Seamos honestos, lo verdaderamente importante de este post son las alubias rojas con sus sacramentos grasosos y llenos de colesterol, dios mío qué rico!! Pero como hago siempre, intentaré hablar un poco del entorno, porque en esta ocasión, lo merece más que nunca.

El paisaje de la Arboleda no deja a nadie indiferente, y si el turista viene de tierras llanas y áridas, mucho menos. El impacto visual es fortísimo. Se aconseja siempre subir en funicular por cambiar un poco, pero yo desde luego, aconsejo ir en coche, porque el camino es largo y nos cundirá mucho más el día. (Y ya no tenemos edad, ni cuerpo, para tanta “fiesta” como se suele decir)


Según vas subiendo tendremos oportunidad de pararnos en el mirador, ¡hacedlo! En días claros podréis ver qué es realmente la margen izquierda y la margen derecha de Vizcaya. Sus casas, sus fábricas, sus montes y sus carreteras, muy representativo, en serio. Y cuando acaben las curvas y dejemos atrás la Reineta, empezaremos a ver un paisaje bellísimo. Entre montículos y praderas verdes encontraremos grandes lagos oscuros e intrigantes. Se prohíbe el baño, pero yo creo que no hace falta. Hay tanta oscuridad en sus aguas que no seré yo quién meta un pie en ellas!

El ayuntamiento hace años, instaló un bonito merendero donde puedes ir con la familia a disfrutar de un día soleado (eso claro, si vas temprano y pillas sitio). Además, a poco que te des una vueltita por allí te darás de frente con el recuerdo de lo que fue en su día, una zona de extracción de hierro. Hallarás túneles, restos de metal por doquier y huellas de las instalaciones mineras. Lo que más les gusta a los niños es deambular por los senderos en busca de minerales, que entre roca y tierra, campan a sus anchas (sólo hay que agachar el lomo y saber buscar, pero haberlos, haylos).

Si te apetece subir hasta el museo minero de Peñas Negras que está en lo alto alto, pues agarras el coche, te santiguas para no cruzarte con ningún otro vehículo en dirección contraria y tiras hacia arriba. La carretera es estrecha por demás, pero el paisaje es idílico pastoril! (cómo me gusta esta frase!!) A nosotros, urbanitas de pro, se nos cae la baba al ver las manadas de caballos. En mi ignorancia yo diría que son percherones, porque emanan una fuerza y una belleza digna de ser contempladas.

Si finalmente, hemos sobrevivido a las estrecheces del camino, podemos dejar el coche arriba, tomarnos un zurito en la tasca e investigar un poco la zona. Desde allí parten varios caminos de senderismo, y si lo que quieres es estirar un poco las piernas, mochila y bocata, no se hable más. La Arboleda no te defraudará.

Si por el contrario, tú a lo que has subido hasta allí, es para comerte un buen plato de alubias rojas y después un dulce patxarán, déjate de milongadas. Aparca en el pueblo, vete de poteo (para hacer hambre) y disfruta de la gastronomía típica vasca!!!!

Aunque hay una pila de restaurantes, yo sólo he comido en dos de ellos, aquí mi recomendación. El que más renombre tiene de todo el pueblo es Casa Sabina. Realmente tienen una comida fantástica, el restaurante es muy bonito, la atención es excelente, pero es demasiado glamuroso como para ir con niños. El restaurante es de lo más selecto que vas a encontrar por allí, y no es cuestión de estar angustiada porque tu niño de 4 años moleste al resto de comensales.

Sin embargo, si reservas mesa en el Restaurante Zamarripa, vas a comer pote de alubias hasta reventar, buenísimas, en un comedor bastante estrechurrio, de fumadores, todo hay que decirlo. Pero con la tranquilidad de saber que cuando los niños acaben de comer podrán salir a la parte trasera del restaurante donde se encuentra una pequeña zona de juegos infantiles. Tendrás una sobremesa tranquila (no en el restaurante más chic) después de haber disfrutado de una comida generosa y bien cocinada.

Imagino que os preguntaréis en qué mente desorientada cabe escribir de un plato de alubias en pleno verano. Sólo de pensar en lo calientes que las sirven me empiezan a caer los chorros de sudor. Pero es que siempre recordaré con una sonrisa aquel verano que mis padres (auténticos seguidores de la comida vasca) nos visitaron con unos amigos y se empeñaron en comer alubias en la Arboleda. Allí estábamos 8 comensales, entre ríos de sudor, repitiendo plato de alubias, morcilla, chorizo, costilla y el resbaladizo trozo de tocino. Si pensaban los de Zamarripa que nos íbamos a achicar porque en la calle había más de 30º se equivocaron de pleno, no dejamos ni las migas. Creo recordar que mi padre se metió tres platos entre pecho y espalda, qué atracón señor!

Pues eso, que para alubias, las de la Arboleda, pero mejor reserváis mesa antes de atravesar las 200 curvas que tiene el caminito de subida, para no llevarse ninguna sorpresa. Os dejo los teléfonos por si os animáis (mejor en invierno, se disfruta más y se suda menos). Si vais con niños o queréis un precio más económico el Restaurante Gorka Zamarripa Tf 94 660 41 62. Si vais todo adultos y queréis algo más selecto, el Restaurante Casa Sabina, Tf 94 660 40 31

Ver otros artículos similares: Uribe Kosta y el Rest. Itxas Gane

6 comentarios:

  1. La Arboleda aparece en muchos de mis recuerdos de infancia y, aunque casi no voy, siempre la recordaré con cariño.

    ¡Y las alubias están de muerte!

    (Me ha gustado cotillear tu blog. Acabamos de tener un "diálogo" en tallerd3.)

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola Martín! Encantada de recibirte en mi blog, la verdad es que hace poco que estoy con él y todavía no he acertado para que me envíe copia de los mensajes al correo electrónico, por eso te acabo de descubrir!. Soy un poco retorpe, que le voy a hacer. Me ha gustado el intercambio de opiniones, ya coincideremos otro día, seguro!Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Solo de "escucharte escribir" se me "enlubia" el paladar al recordar el atracón que degusté hace varios años cuando estuve el los predios de la "Casa Sabina" mejor conocida como "Las Alubias de Sabina" a la cual concurrí llevado de la mano de la recomendación que me hiciera en Venezuela, mi país, un amigo que como yo, subió por el funicular hasta ese maravilloso pueblito de la Arboleda. Tu narración hace justicia a la verdad. Hace mas de diez años que estuve por allí y tengo en prioridad una próxima visita cuando regrese a los predios europeos que tanto añoro.

    ResponderEliminar
  4. El mejor sin duda para comer alubias es el Zuhaztieta en la misma plaza al lado de la iglesia. Sabina murió y ya no es lo mismo...

    ResponderEliminar
  5. A finales de mes nos desplazaremos desde Malaga a Bilbao.
    Una visita siempre obligada es una alubiada en la arboleda, . . . .
    En varios restaurantes que he visitado siempre estan expectaculares, pero alguna recomendacion especial ?
    Por algun detalle que yo no veo . .. .?

    ResponderEliminar
  6. El Restaurante Gorka Zamarripa es la mejor opción calidad-precio.

    ResponderEliminar