9 jul. 2009

Ibiza y sus chiringuitos playeros


En ocasiones como ésta, me siento realmente traidora ¿dónde queda mi espíritu ecologista cuando me estoy tomando una caña en un chiringuito de playa? Perdido de la mano de dios, os lo aseguro.

Lo siento en el alma, sé que es ¿indigno? Pero no puedo evitarlo! Me encanta comer en una mesa del chiringuito mientras mis pies juguetean con la arena fresca. Me encanta tomarme una cervecita bien fría mientras en mi boca todavía conservo el regusto salado del mar. Me encanta el frescor que me da el bikini mojado bajo el pareo, sin importarme si mancho la silla de plástico del local. Me encanta observar el horizonte del mar mientras me refugio del fuerte sol bajo un entramado de cañas. Me encanta degustar una buena paella escuchando el sonido del oleaje. ¿Cómo no me va a gustar? Que levante la mano el que no haya hecho uso en alguna ocasión de un chiringuito playero: nadie puede levantar la mano, estoy segura, y mucho menos, cualquiera de los Sres/Sras que han decidido ilegalizarlos.

Y el no va más de los chiringuitos los encontramos en Ibiza, buena música, buen servicio, amplia carta de bebidas y mejor oferta de comidas. No hay que olvidarlo, una parte importante de los ingresos turísticos entran por aquí. Yo no los conocía hasta ahora, y he de decir que me quito el sombrero. Chapeau! Es una verdadera delicia poder refrescarte por dentro, con este intenso calor.

Vivan los chiringuitos playeros!!!

2 comentarios:

  1. Mientras Rajoy dice "Los chiringuitos dan alegría y lucharé para que no se los carguen" el PP condena a muerte a los últimos chiringuitos de la provincia de A Coruña

    http://leydecostas.blogspot.com/2009/08/el-pp-condena-muerte-los-ultimos.html

    ResponderEliminar
  2. Me río yo de la ley de costas. Por qué se aplica rigurosamente en unos sitios y en otros se siguen construyendo edificios gigantescos a 5 metros de la playa?? Un chiringuito que se monta y se desmonta no hace ni la mitad de daño que las urbanizaciones que se están construyendo (que se siguen construyendo)en toda la costa levantina, por ejemplo. En cuanto a los políticos, todos sabemos que opinan según el viento que sople ese día. Qué desgracia señor!

    ResponderEliminar