26 jun. 2009

El Golfo de Morbihan y el camping Domaine d’Inly, la Bretagne!


Bueno, parece que por fin lo he conseguido. Llevo tanto tiempo deseando venir a la Bretaña francesa, que no quepo en sí de gozo! (con que poquito me conformo, ¿verdad? Soy tan simple…)

Aunque parece un poco repetitivo, el camping está “chapeau”! Chic@s, es que hay mucha cultura de campings en este país, y el listón está realmente alto. Esta vez nos han colocado en el último “cotagge” de la fila. Y cuando digo último, es que no hay más, sólo bosque. Tenemos unas vistas increíbles a un pequeño lago, propiedad del Domaine d’Inly. Cada noche, el sol se pierde entre los árboles del fondo, tiñendo de un naranja oscuro sus tranquilas aguas. Si consiguiera que los mosquitos establecieran una tregua, ahora mismo estaría en la terracita acaparándolo todo con la mirada. Pero como los mosquitos del lugar saben muy bien cuál es su territorio lo defienden con uñas y dientes, y a mí no me queda otra, que ver la puesta de sol desde la barrera, el interior del cottage.


Tal y como esperaba, en los pueblos bretones sobresalen sus características y puntiagudas iglesias. Todos están salpicados de coquetas casas de campo, muchas, inundadas de flores. Imagino que ver esta región con un sol reluciente, ayuda a potenciar todos los colores mucho más, si cabe. Me ha sorprendido sobremanera encontrarme con este tiempo aquí (32º esta mañana). Tenía que haber metido en la maleta una protección solar más alta y un aftersun. Quién me iba a decir a mí que venía a Francia a broncearme ¿? Bueno, pues tanta hamaca, tanta piscina y tanto sol, me están dejando más negra que un vendedor playero en pleno agosto!

Hoy hemos tenido un día muy movidito, pero de todo, me gustaría destacar la ciudad de Vannes. Tiene un centro histórico de los que a mí me privan!! Amurallado, casas medievales totalmente rehabilitadas, con colores pasteles y vigas entramadas, y por supuesto, un castillo con su jardín “fleuri” estilo Luis XIV. Muy recomendable, fácil de visitar, muchos paneles explicativos (en francés) y muy animada. Muchos comercios, muchos restaurants, creperies, y patisseries!!! Nos hemos comido unos “tortillons avec chocolat” que estaban de primera. Hemos sucumbido al olor de los pasteles, nos hemos dejado los ojos en las bombonerías, y finalmente hemos comprado unas cajas de pastas para casa. Qué peligro para la cintura por dios!!

Mejor lo dejo por hoy, que mañana nos espera un bonito Château y Carnac… la eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario