28 abr. 2009

Cantabria y los vascos.


Antes de dar paso al siguiente artículo, no podía dejar de plasmar la relación de amor y odio que existe entre cántabros y vascos (desde mi punto de vista, “absolutamente” imparcial, claro!).

Cantabria y Euskadi, siendo comunidades colindantes son como galaxias diferentes, pero sobrellevan una relación necesaria e indispensable para sobrevivir.

Los vascos no sabrían qué hacer los fines de semana y los veranos, si no existieran los pueblos costeros de los vecinos (y si alguien lo duda, que se pasee un domingo soleado por la A8 Castro-Bilbao, y no saldrá de la caravana en 3 horas). Los cántabros por su parte, se quejan continuamente de la invasión vasca (especialmente en la zona oriental), pero con la boquita pequeña…. Ellos saben que el asedio reporta dinero fresco a todos los niveles, aunque eso venga acompañado de docenas de Ikers, Nereas o Ibais, hablando esa lengua tan rara que llaman euskera. Es lo que hay, lo uno viene con lo otro.

La verdad, es que aún teniendo una orografía similar, no tienen nada que ver. Para empezar, lo más importante para los que buscan una casita de fin de semana en el campo, es el precio. Comprarte un caserío en Bizkaia te puede costar dos riñones y medio, mientras que puedes conseguir una típica casa montañesa, sólo por un riñón y tres cuartos.

Más diferencias, Cantabria está llena de vacas, mientras que Euskadi, desaprovecha el espacio poniendo naves industriales y factorías ¿para qué? Para tenerlas que cerrar después y dejar un espacio desolador. Por lo menos, las vacas dan sensación de tranquilidad, con ese rumiar incesante que tienen, mientras que las fábricas, aunque den empleo, oye, están sucias! Qué cochinada!

Es por eso que los vascos prefieren las verdes praderas cántabras a las de su tierra, porque son rurales!!! Como el mismo término indica!

Otra ventaja de ir a veranear a Cantabria es la comida. Un vasco nunca se conformaría con un plato de Ferrán Adriá para pasar sus 15 días de vacaciones: se moriría de hambre!! El plato de Adriá le serviría de tapa, luego, que le traigan la jamada de verdad. En eso vascos y cántabros se parecen. Buenos platos, buen yantar. Es como no salir de casa: el marisco, el cocido/alubias, el pescado, la carne… tienen lo mismo! ¿por qué será? ¿Quizás porque son vecinos?
Posdata para los vascos "dolidos", el artículo es absolutamente irónico, y lo escribo porque me resulta increíble que muchísimos vascos (no sólo los bilbaínos) no encuentren en Euskadi lo que buscan en Cantabria. Creo que no saben mirar a su alrededor. Esta pretendía ser la moraleja de la historia, aunque no sé porqué me da, que no he conseguido transmitirlo así. Agurrrr

3 comentarios:

  1. Ya siento decirte, pero el articulo, por lo que he leido, se tenia que llamar "Cantabria y los bilbainos", que Euskadi es muy grande y no todos tenemos los mismos habitos.
    Y la verdad es que si la gente pusiera mas interes en cococer lo que nos rodea, igual no se chuparia esas colas de 3 horas y el resultado que obtendria seria igual o incluso mejor.
    Eso si, no le quito ningun merito a Cantabria, donde esten esos Sobaos Pasiegos y las Anchoillas de Santoña... Y tiene unas playas maravillosas.
    No critico tu articulo, solo es una opinion de una vasca "rural".

    ResponderEliminar
  2. Tan distintos y tan similares a veces... que ese amor/odio es inevitable... jeje...

    ResponderEliminar
  3. Hola Santanderín! a ver si vuelvo a revisar el blog porque no hay forma de que me avise si meten un comentario. La verdad es que yo aunque vivo aquí desde hace muchos años, me río mucho con las relaciones Cantabría-País VAsco, o mismamente Vizcaya-Guipúzcoa. A veces los humanos somos tan simples!! Un abrazo

    ResponderEliminar